7 hábitos de pensamiento para el liderazgo efectivo

liderazgo

¡Hola! El post de hoy es muy especial. Tengo el honor de contarte que hoy escribe, como autora invitada especialista en liderazgo, Arantxa Prieto

liderazgo

Arantxa es Auditora de ventas y Coach para vendedores. Así que, antes que nada, ¡muchas gracias por tu ofrecimiento, Arantxa! 

Antes de presentarte el post, como siempre, te animo a que lo puntúes abajo y a que dejes un comentario si quieres dar tu opinión o si quieres contribuir o debatir de alguna manera. Te estaré muy agradecido.

El liderazgo es el conjunto de habilidades, actitudes y aptitudes que tiene que tener una persona para poder influir en la manera de pensar y/o de actuar del resto. Es el arte de conducir, motivar y dirigir a un equipo de personas para hacer que las tareas o actividades se realicen de manera eficiente y se logren así los objetivos o metas propuestos.

Uno de los principales problemas con los que se enfrenta un líder es que, a medida que va asumiendo responsabilidades, corre el peligro de distanciarse de la realidad. De esta manera, pierde totalmente la perspectiva de las situaciones y justifica sus decisiones basándolas en parámetros realmente alejados de lo importante y/o urgente.Cuando el líder pierde el contacto con lo simple y lo real, pierde también la sensibilidad hacia el resto de las personas y hacia sus necesidades e inquietudes.

El liderazgo puede ser aprendido, pero es difícil de enseñar. Requiere, no solo competencia, sino una también una aptitud demostrada que sólo se adquiere con la práctica, la retroalimentación y el análisis.

Aspectos clave del liderazgo

Lo que diferencia a un buen líder de uno que no lo es, es su forma de pensar. Los buenos pensadores están siempre muy demandados y se buscan por sus habilidades, porque cualquier cosa grande comienza con un pensamiento, y cualquier cosa que vale la pena proviene de un gran pensador.

Los grandes pensadores son líderes exitosos. Saben cómo resolver problemas, saben cómo enfrentarse a las dificultades y saben cómo lograr lo imposible. Las personas con auténtico liderazgo piensan de manera diferente y consiguen más metas, objetivos y logros que el resto de semejantes.

Aunque parezca todo lo contrario, todo el mundo puede llegar a ser un buen líder. Hay una serie de cambios mentales que los aspirantes a líder deben adoptar para desarrollar su capacidad y competencia de pensamiento.

Los 7 hábitos de pensamiento para llegar a ejercer un liderazgo efectivo son:

1) Cultivar el pensamiento estratégico. Los pensadores estratégicos simplifican las dificultades, se preparan para la incertidumbre y reducen los márgenes de error porque siempre tienen un plan.

El pensamiento estratégico es el análisis de las fortalezas, aspectos a favor y oportunidades de que se dispone a día de hoy para situarnos en el lugar donde queremos estar mañana.

2) Desarrollar el pensamiento curioso. Los buenos líderes indagan, investigan, se cuestionan sobre lo que saben y sobre lo que no saben. Cuando preguntamos, ganamos en conocimiento y cuando ganamos en conocimiento, ganamos en impacto. La información es poder.

3) Potenciar el pensamiento fuera de nuestro punto de vista. Todos los humanos tenemos una visión de la realidad que no se corresponde exactamente con la misma, ya que ésta llega filtrada a través de nuestras creencias, valores, cultura, preocupaciones, etc. De ahí la famosa frase “El mapa no es el territorio” de Alfred Korzybski.

Por lo tanto, debemos explorar más allá de nuestro “mapa” y poder ver cosas que los otros no pueden ver; ser capaces de tomar perspectiva con la situación y tener en cuenta el máximo de variables posibles. Una vez que seamos capaces de extraer conclusiones de forma diferente, estaremos preparados para aprovechar verdaderas oportunidades en el momento y el lugar oportuno.

4) Ser capaces de focalizar. Para ejercer un buen liderazgo, tenemos que ser capaces de centrarnos en la situación o problema en cuestión y evitar las interrupciones y distracciones ya sean externas o internas. Si podemos enfocar nuestro pensamiento, seremos capaces de tratar con claridad y precisión los desafíos que se nos presenten.

5) Utilizar el pensamiento orientado al riesgo. Para ganar hay que arriesgar. Los líderes de éxito piensan en grande y asumen más riegos que la mayoría. Se atreven a ir donde nadie más se atreve, se arriesgan a llegar donde el resto no se arriesga y se desarrollan planes y estrategias singulares.

6) Comparta conocimientos. Los grandes líderes comparten información, escuchan las ideas de otros, reflexionan sobre las mismas y ofrecen sus puntos de vista y opiniones. Creen realmente en la importancia y las ventajas de la comunicación bidireccional.

7) Practican el pensamiento reflexivo. Un buen líder se toma tiempo para pensar antes de hablar, reflexionar antes de actuar y escuchar de manera activa a su interlocutor. Los buenos líderes piensan todo lo que dicen y no dicen todo lo que piensan.

Cuando nos damos un tiempo para reflexionar, obtenemos una mayor perspectiva de la situación; separamos a las personas del problema y vemos lo que está pasando realmente sin cargas emocionales.

liderazgo

¿Cuáles son los cuatro pilares del liderazgo?

Uno de los principales retos que tienen en la actualidad muchas personas con cargos de responsabilidad en las empresas es la de convertirse en verdaderos líderes. Una de las particularidades del liderazgo es que el líder es seguido por la multitud y es capaz de generar un movimiento en la dirección que él desea.

Aunque existen muchos aspectos que afectan a la hora de conseguir ese movimiento de masas, la experiencia demuestra que hay 4 claves fundamentales que se dan cuando se produce ese movimiento:

a) Existe una gran causa. Los líderes de éxito no plantean objetivos, sino que motivan e implican a sus equipos y/o seguidores en causas por las que trabajar y luchar. El líder debe tener visión estratégica y de largo plazo para generar una misión que trascienda.

b) Debe haber una historia detrás. La gran causa debe ser conformada en base a una historia que sea suficientemente atractiva para que conmueva; que toque la razón y la emoción de los implicados en la misma.

c) Comunicación constante. Se debe ofrecer una comunicación perseverante de la causa e historia para que la gente se implique y el movimiento despierte.

d) La importancia de la otra parte. Se debe ser capaz de implicar al resto en la causa, de esta manera, ya no se ve al líder como un ser diferente, sino como alguien capaz de mover a la masa. La gente empezará a sentir que se está perdiendo algo realmente importante y especial sino se une al resto.

Si quieres saber más sobre liderazgo, conseguir objetivos y lograr metas, puedes visitar nuestra páginas sobre Auditoría de ventas. Puedes seguir a Aranxta Prieto en sus perfiles de Twitter y Facebook.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 3,67 out of 5)

Loading...

 

2 ideas en “7 hábitos de pensamiento para el liderazgo efectivo

    • Pepe Autor de la entradaResponder

      Muchas gracias María Rosa! Nos alegramos de que te haya gustado 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *